Browsing Tag

Elegir

Aprendiendo de cada cosa…

“APRENDIENDO DE CADA COSA . . .”
Los chicos de la clase de Biología estaban aburridos de la clase, se quejaban de que siempre era lo mismo y esa monotonía no los incentivaba a seguir adelante y avanzar en sus estudios.
Realmente los comprendía, eso no sólo pasa en las clases de Biología, sino que suele pasar en las distintas ocupaciones de la vida, así que les conté la siguiente historia:
Había una vez un señor que tenía una tienda en la cual vendía todo tipo de productos de limpieza para las casas y para las personas.
Un buen día se dijo a sí mismo: “éste es un trabajo muy aburrido, tengo que buscar cómo disfrutar más de este trabajo.”
Pensó y pensó hasta que se le ocurrió una idea. Cada producto que él ofrecía o vendía, explicaba cuáles eran sus diferentes usos a nivel externo, y también hacía un paralelismo con una situación interior o espiritual de los seres humanos. Cuando vendía un champú decía que, al lavarnos la cabeza, es bueno que pongamos atención en lavar también interiormente nuestra cabeza, limpiándola de todas aquellas ideas negativas que nos debilitan y perjudican.
Cuando vendía un cepillo, explicaba que, así como el efecto del cepillo es logrado gracias a la unión de las finas cerdas una al lado de la otra, así para lograr limpiar este mundo de la maldad debemos trabajar juntos y unidos, mancomunando esfuerzos.
Al vender un trapo decía que el trapo es tan sólo un simple pedazo de tela. “Podemos sentir desprecio por él, por su condición, o podemos ver que también él fue creado para cumplir una misión y valorar su trabajo”.
De pronto comenzó a disfrutar de su trabajo y más clientes entraban para comprar sus productos y escuchar sus moralejas.
Esto es lo que sucede cuando involucramos nuestro corazón y nuestra riqueza interior en las cosas que hacemos.
—Ésta es la historia —les dije—, verán, podemos aprender varias cosas de ella:
» Primero: “La cualidad del desprecio es negativa. Cada cosa tiene su lugar y cada hombre su función”.
» Segundo: “Todo lo que existe en este mundo tiene un mensaje para enseñarnos. Quien aprende a leerlos, enriquece su vida y aprovecha mejor su tiempo”.
» Tercero: “No siempre podemos hacer en nuestra vida aquello que más nos gusta hacer. En ese caso podemos elegir entre aburrirnos y quejarnos por nuestra suerte, o podemos buscar la forma de crecer y enriquecer a otros a través de nuestro trabajo”.
¡Hasta la próxima!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:
#ElBlogdeSarahMintz
Besos,
Sarah.

Categorías: Blog